Nuevo caso de enterovirus ignorado por sanidad en Tarragona.

Nuevo caso de enterovirus ignorado por sanidad en Tarragona.

7816
Compartir
Tiempo de lectura: 2 minutos

Nuevo caso ignorado por sanidad en la provincia de Tarragona. Una menor de dos años y medio de edad, el pasado miercoles,   comenzó a encontrarse mal, la pequeña tenía mucha fiebre, alrededor de los 38.5 C° y erupciones en la piel. A la mañana siguiente decidieron llevarla de urgencias al hospital Joan XXIII, donde le realizaron un análisis de sangre, el cual salió todo correcto. El equipo médico dijo que todo estaba bien, que la niña no tenía nada y que se trataba de una gripe corriente.

Después de esta visita, la situación de la menor no mejoraba así que el sábado decidieron llevarla de nuevo a urgencias. La respuesta de los médicos fue la misma que le dieron en la primera visita. Incluso los padres llegaron a preguntar a los médicos, de si podía tratarse de el tan mencionado enterovirus, el cual rotundamente les dijeron que no. De nuevo volvieron a llevarse a la niña a casa, donde se pasó,todo el domingo durmiendo. No era muy normal, cuando la pequeña es tan activa e inquieta.

Este lunes,  comenzó a vomitar, hablaba muy poco y no se podía mantener derecha, con lo que una vez más, decidieron llevarla a urgencias y los médicos comenzaron a actuar rápidamente. En el que la médico que está vez la atendio, manifestó que parecía que todo se tratase de el enterovirus, con lo que, decidió hacerle las pruebas correspondientes para detectarlo. El equipo médico subieron  a la niña a planta y después de hacerle las pruebas, se percataron de que tenía la médula muy afectada.

Actuaron muy rápido,  esa misma noche fue trasladada a Barcelona,  al Hospital Sant Joan de Déu, fue allí,  donde también le vieron parte del cerebro inflamado. Parecía una meningitis. Por suerte, la medicación,  actuó rápidamente y la pequeña ya comenzaba a aguantarse de pie y  comenzar a recuperar la movilidad.

La familia de la pequeña dice, que el equipo médico del Hospital Joan XXIII, atendieron a su hija muy bien y con rapidez, este pasado lunes. Pero que les parece increíble que no fuera hasta la tercera visita, cuando el enterovirus ya había afectado la médula,  se detectarse la enfermedad. Ellos entienden que no se pueden hacer las pruebas a todos los niños, pero si piden que se deberia de haber actuado antes.

Finalmente y por suerte,  la pequeña se recuperará y no le quedará secuevas en su salud. Según confirma el equipo médico del Hospital Sant Joan de Déu a la familia.