Lanzarote y Fuerteventura gastan 2,3 millones en sanidad concertada

Lanzarote y Fuerteventura gastan 2,3 millones en sanidad concertada

5771
Compartir
Tiempo de lectura: 3 minutos

Destinaron 1,6 millones y 702.000 euros, respectivamente, a pruebas e intervenciones en centros privados en 2015 Las mayores cuantías son para resonancias magnéticas.

Lanzarote y Fuerteventura gastaron al menos 2,3 millones de euros en sanidad concertada en 2015.

El área de salud de Fuerteventura destinó 702.395 euros a pruebas diagnósticas en centros sanitarios concertados y un total de 77.372,76 euros en 12 intervenciones de prótesis de rodilla, según datos facilitados por la Ley de Transparencia.

Lanzarote, por su parte, gastó 1.631,715,73 euros en pruebas diagnósticas, pero no facilitó la cantidad dedicada a intervenciones quirúrgicas en clínicas concertadas.

Relacionando estos datos con la población de Lanzarote (143.209, según datos del INE a 1 de enero de 2015), daría a 11,39 euros por habitante.

En Fuerteventura, con 107.367 habitantes, cada uno habría tenido que poner 6,56 euros para sanidad privada concertada.

En concreto, en Fuerteventura se realizaron 3.547 resonancias magnéticas, que tuvieron un coste total de 625.023,11 euros, de los que el 94,19% (503.077,19 euros) fueron a parar al Centro Clínico Fuerteventura, que realizó 3.341 resonancias. Otras 128 se hicieron en la Clínica San Roque de Fuerteventura (23.934,07 euros) y 78 en Diagnóstico Imagen Perpetuo Socorro UTE Fuerteventura (14.070,38 euros).

También se realizaron 36 TAC en la Clínica Parque, por importe de 6.792,93 euros; 817 electromiogramas, por 46.569 euros, y 462 densitometrías, por 30.570,54 euros, a cargo de las arcas del área de salud de Fuerteventura.

En Lanzarote, el Hospiten de la isla fue el más beneficiado por los conciertos de pruebas médicas. En total, el área de Salud de la isla conejera les ingresó 1.208.122,69 euros por pruebas diversas. En concreto, 330.757,36 euros se facturaron en concepto de 2.150 resonancias magnéticas simples realizadas en Hospiten Lanzarote. A los que habría que sumar 316 resonancias dobles (79.140,08 euros) y 44 múltiples (11.825,44 euros).

Clínica San Roque Lanzarote ingresó 33.619,35 euros por diversas pruebas, desde mamografías a resonancias.

Diagnóstico Imagen PPTO. Sociedad UTE recibió 23.605,38 euros por las pruebas realizadas.

Por último, Diagnósticos Médicos Especiales (Lanzarote) ingresó 366.368,31 euros por diversas pruebas. Las más relevantes fueron las resonancias: hicieron 1.124 simples (182.286,28 euros); 206 dobles (54.365,68 euros); 23 múltiples (6.430,8), y tres resonancias espectroscopias (865,05 euros).

Las islas no capitalinas, sin aparatos de resonancia en hospitales

Las islas menores no cuentan, ninguna de ellas, con aparatos para realizar resonancias magnéticas, lo que supone que, año tras año, el Servicio Canario de Salud (SCS) se gaste cantidades millonarias en realizar estas pruebas en centros privados concertados.

La Consejería de Sanidad reconoció que ninguno de los hospitales públicos de Lanzarote, Fuerteventura y La Palma tienen aparatos de resonancia.

En 2015, en La Palma se gastaron más de 600.000 euros por las 3.864 resonancias realizadas a pacientes no solo en su propia isla sino también en Gran Canaria o Tenerife.

Ocurrió lo mismo en Fuertenventura (625.000 euros en resonancias) y en Lanzarote, donde se gastaron más de 1.400.000 euros solo en resonancias magnéticas (casi el 86% del gasto total en pruebas médicas en centros privados de la isla conejera).

Sanidad informó a EL DÍA de que “hay cinco aparatos de resonancia magnética en los cuatro grandes hospitales de Gran Canaria y Tenerife”. En el Hospital de La Candelaria hay 2, uno en el HUC, uno en el Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín y uno en el Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil.

En Lanzarote, aseguraron, “se está en proceso de adquirir durante este año”. Asimismo, añadieron que “es compromiso de la Consejería de Sanidad que antes de que acabe la legislatura se compre uno para la isla de La Palma, otro para la isla de Fuerteventura y se renovará otro en Tenerife y en Gran Canaria”.

“En La Gomera y El Hierro el volumen de pacientes no justifica la compra de esta tecnología porque estaría desaprovechada, puesto que está pensada para poblaciones de más de 15.000 habitantes”, apostillaron fuentes de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias.