Lakshmi, la niña con síndrome del gemelo parásito.

Lakshmi, la niña con síndrome del gemelo parásito.

16588
Compartir
Tiempo de lectura: 2 minutos

Lakshmi Tatma, en la actualidad tiene once años de edad y por suerte estudia en una colegio especial de Rajastán, aún así, siempre será recordada como ” la niña diosa ” de la India, por su apariencia desde su nacimiento.

Lakshmi, nació con cuatro brazos y cuatro piernas, una malformación que se le da nombre como ” gemelo parásito “. En su pueblo fue adorada como la reencarnación de una diosa hindú.

La pequeña nació en 2005,  con el síndrome del “gemelo parásito”; como he comentado antes, es decir, dos cuerpos unidos por la pelvis, aunque uno de ellos no se desarrolló. Por esto la niña al nacer apenas podía moverse ni gatear y los médicos pronosticaron que, sin una cirugía, no podría sobrevivir más allá de un tiempo limitado.

Sus padres, del distrito de Araria, en la región de Bihar cercana a la frontera con Nepal, la bautizaron Lakshmi, en honor a la diosa hindú de la suerte, la fecundidad y de la belleza femenina, que posee seis brazos.

Al conocerse la noticia de su nacimiento y su extraña malformación, miles de fieles indios convirtieron a la humilde vivienda de la familia Tatma en un verdadero santuario de peregrinación de la diosa Lakshmi.

Gracias a un doctor que pasó por la aldea, ofreció a los padres, operarla en su hospital donde ejerce y es director sin coste ninguno, para darle una mejor calidad de vida a la pequeña.

La cirugía se desarrolló con un equipo médico de más de 36 profesionales en el que  participaron ene año 2007 en una maratónica cirugía, con una duración de más de 40 horas, para extraerle las extremidades y los órganos sobrantes, pero sin dañar ninguno de sus delicados órganos propios. La operación, que fue liderada por los doctores Sharan Patil y John Yohannan, del Hospital de Sparsh de Bangalore, con un coste de alrededor de 6.150 euros ( US$ 6.400 dólares ) y un riesgo de un 30% de que la niña falleciera en la intervención.

Lakshima, posee un corazón, dos pulmones, un hígado y un riñón. Mientras su gemelo posee un solo órgano, un riñón, que funciona gracias al bombeo del corazón de Lakshima. Los médicos, quisieron salvar ese riñón y transplantarlo en su lugar correspondiente.

El resultado fue exitoso y al mes de la operación la niña inició un tratamiento para corregir su forma de caminar. Además, en la medida que fuera creciendo debería enfrentar nuevas cirugías para enderezar su pelvis.

En la actualidad Lakshima, se desarrolla como una niña normal y corriente, estudia y vive una vida normal.