Europa sanciona a Apple con 13.000 millones de euros por impuestos no...

Europa sanciona a Apple con 13.000 millones de euros por impuestos no pagados en Irlanda

Apple asegura que el fallo “hará un profundo daño en la inversiones y la creación de empleo en la Unión Europea”

18540
Compartir
Tiempo de lectura: 3 minutos

Apple no ha tenido que esperar a la presentación de su nuevo modelo de iPhone para copar los titulares de toda la prensa internacional: la Comisión Europea ha declarado ilegal el acuerdo fiscal que durante 20 años mantuvo con Irlanda y reclama a la compañía tecnológica estadounidense el pago de 13.000 millones en impuestos atrasados. Es la cantidad que la empresa debería haber pagado entre el 2003 y el 2014 a las autoridades fiscales irlandesas en virtud del tax ruling que ambas partes suscribieron y que Apple rompió el año pasado, cuando era evidente que la Unión Europea lo tenía en su punto de mira.

El acuerdo le permitió beneficiarse de “un trato selectivo” para reducir de forma artificial su factura fiscal y pagar “sustancialmente menos” impuestos que otras empresas, afirma la Comisión Europea. Apple registraba todos los beneficios de sus ventas internacionales en Europa, India, África y Oriente Próximo en su sede en Irlanda, un país a menudo criticado por su bajo impuesto de sociedades, del 12,5%, una tasa que se antoja astronómica a la vista del bajísimo nivel de impuestos que la empresa abonó realmente:

“Apple consiguió pagar 50 euros en impuestos por cada millón de euros de beneficios”

MARGRETHE VESTAGER

“Apple consiguió pagar un tipo efectivo del impuesto sobre sociedades del 1 % sobre los beneficios generados en Europa en 2003 y que se redujo hasta el 0,005 % en 2014”, es decir, 50 euros en impuestos por cada millón de euros de beneficios, sostiene Bruselas. “A mí me habría llamado la atención”, se ha permitido ironizar Margrethe Vestager, comisaria europea de Competencia, al presentar la decisión ante la prensa.

“No se trata de una multa, sino de impuestos no pagados, y no se han cambiado las normas retroactivamente”, ha recalcado Vestager, que ha rematado con una decisión sin precedentes el dossier iniciado por Joaquín Almunia en el 2013 y basado no en las normativa sobre fiscalidad sino en el derecho europeo sobre ayudas de estado. El caso se centra en el método utilizado para asignar los beneficios imponibles de dos sociedades mercantiles irlandesas del grupo Apple (Apple Sales International y Apple Operations Europe). Bruselas ha llegado a la conclusión de que no reflejaba la realidad económica: “la práctica totalidad de los beneficios por ventas obtenidos por las dos empresas se distribuyeron internamente a una ‘administración central’”, head office en inglés, un ente que sólo existía sobre el papel.

“Apple registraba todos los beneficios de sus ventas internacionales en Europa, India, África y Oriente Próximo en su sede en Irlanda”

El trato, resume la Comisión, ha permitido a Apple “evitar la imposición de la práctica totalidad de los beneficios generados por las ventas de sus productos en el mercado único de la UE en su conjunto”. Vestager ha animado a las autoridades fiscales nacionales a revisar el caso y reclamar, si consideran que así corresponde, impuestos adicionales por los beneficios generados en sus países y supuestamente tasados en Irlanda. “El objetivo final debe ser que todas las empresas, grandes o pequeñas, paguen impuestos allí donde se genera el beneficio”, ha defendido Vestager, minimizando las tensiones que el caso está provocando con Estados Unidos.

La respuesta de Apple y de Irlanda

La reacción de Apple no se ha hecho esperar. “La Comisión Europea intenta reescribir la historia de Apple en Europa, ignorando las leyes fiscales de Irlanda, así como dar la vuelta al sistema fiscal internacional. El caso no tiene que ver con cuántos impuestos paga Apple sino con qué gobierno recauda el dinero. Tendrá un profundo daño en la inversiones y la creación de empleo en Europa”, ha aventurado la compañía tecnológica que dirige Tim Cook.

Irlanda, que es quien debe reclamar la ayuda que supuso esa exención fiscal (más impuestos), tiene previsto apelar la decisión de la Comisión Europea. “Irlanda no concedió ventajas fiscales a Apple”, afirmó hoy el Gobierno irlandés en un comunicado. “Nuestro sistema de impuestos se basa en la estricta aplicación de la ley”, dijo el ministro de Finanzas irlandés, Michael Noonan, quien se mostró “profundamente” en desacuerdo con la decisión del Ejecutivo de la Unión Europea (UE).

“La decisión no me deja otra opción que buscar la aprobación del gabinete de apelar”

MICHAEL NOONAN – Ministro de Finanzas irlandés

“La decisión no me deja otra opción que buscar la aprobación del gabinete de apelar. Esto es necesario para defender la integridad de nuestro sistema fiscal, para velar por la seguridad fiscal de los negocios, y para desafiar a la invasión de las normas sobre ayudas estatales de la UE en el estado soberano miembro competencia de los impuestos”, ha añadido Noonan. El caso de Apple es un ejemplo de las investigaciones sobre supuestos acuerdos fiscales entre países de la UE y grandes multinacionales como Starbucks, Fiat, Amazon o McDonald’s. La política fiscal es competencia nacional de cada uno de los 28 países de la UE. Sin embargo, la Comisión Europea considera que puede intervenir en casos de ayudas de estado ilegales, un ámbito de su competencia.