Violencia de género en el hombre.

Violencia de género en el hombre.

La violencia de género en el hombre no es tan oída como la de la mujer y no por ello menos importante, debe de ser reconocida por igual.

2314
Compartir
Tiempo de lectura: 2 minutos

Mucho se habla de la violencia de género en la mujer, pero que pasa con el hombre?, desgraciadamente, es una parte olvidada y que también existe y no es ni para ignorar ni menospreciar ni mucho menos.

Se le da nombre a la violencia de género, a un tipo de violencia física o psicológica que de manera negativa, impacta sobre la persona, el bienestar social, física o psicológica, que se diferencia de otros tipos de violencia porque supuestamente implica que va dirigida directamente hacia la mujer.

hombre

Por desgracia, no está tan visto porque las denuncias por parte de hombres, no son denunciadas por varios motivos:

  • Al igual que la mujer, se suelen auto convencer, de que se lo merecen, que la culpa ha sido suya, que es consecuencia de un acto provocado por él.
  • Sentirse sometido, que generen sentimientos de humillación.
  • Que puede tener problemas de apoyo y confianza en su entorno familiar y amigos.
  • Muchas otras veces por falta de recursos. Porque para la mujer maltratada, existe una línea telefónica dedicada exclusivamente hacia ellas, el 016, pero y el hombre?.
  • Existe muy poco apoyo jurídico. No hay prácticamente protección para estos casos.
  • Miedo, vergüenza por ser del género masculino y reconocer que es víctima del maltrato.

El maltrato no tiene que ser solo físico

Para que haya maltrato en un hombre no tiene porque ser físico, puede haber una:

  • Degradación.
  • Intimidación.
  • Privación.
  • Distorsión de la realidad.
  • Violencia física.

hombre-maltratado

Como digo, las agresiones en muchas ocasiones, no son físicos sino psicológicos, dañando la autoestima y anulando la personalidad.

Cada vez, poco a poco son muchos los hombre que se han atrevido a dar un paso al frente y denunciar que han sido maltratados por sus parejas.

Pero aún queda un largo camino para recorrer y hacer reconocer que el hombre también puede ser víctima.