Análisis de sangre para la detección del Alzheimer.

Análisis de sangre para la detección del Alzheimer.

2729
Compartir
Tiempo de lectura: 2 minutos

La ciencia y la medicina va avanzando paso tras paso, por eso es tan importante conocer la labor que realizan, y que gracias a ellos, muchas de las enfermedades de hoy en día tienen cura, no obstante no es suficiente, pues queda un largo camino para encontrar solución a muchas de ellas.

Gracias a la investigación de un profesor de la Universidad de Oxford ( Gordon Wilcock ), ha sido capaz de que mediante un análisis de sangre se pueda detectar si una persona puede sufrir demencia, esto con el pronóstico de diez años antes de que se manifieste los primeros síntomas. Se ha logrado demostrar que proteínas de la sangre podrían actuar como biomarcadores que una persona puede a largo plazo desarrollarlo. Gracias a este descubrimiento, ayudará a muchos médicos a predecir que tipo de personas son propensas a sufrirla y podrán ayudarlas a prevenirla.

1

Para la realización de este estudio, se emplearon con la ayuda de veinte personas, muestras sanguíneas, que después de diez años fueron diagnosticados con Alzheimer.  También se tomaron muestras de personas que ya sufrían esta enfermedad y de otras que no habían tenido ningún problema. Tras analizar los resultados, los científicos encontraron que el nivel de proteína era bastante diferente y notorio entre las personas sanas y las que sufrían la enfermedad, tanto antes como después de que aparecieran los síntomas.

Todo estos resultados y hallazgos fueron publicados en la revista “Neurology”, se trata de una revista médica.

Wilcock, dijo:

“esto es importante ya que sugiere que las proteínas alteradas de la sangre pueden ser un marcador de la enfermedad de Alzheimer temprana, posiblemente 10 años antes de desarrollar problemas de memoria significativos. También nos da una mayor información sobre las células cerebrales. Sin embargo, es demasiado pronto para considerar los resultados como un gran avance”.

“Estos resultados deben ser verificados en un mayor número de sujetos para estar seguros de que los cambios son suficientemente sensibles y específicos para ser utilizados como prueba clínica, y también si se pueden predecir qué personas asintomáticas desarrollarán demencia”.

“También puede proporcionar valiosas pistas sobre los cambios de las células del cerebro durante la enfermedad, lo que ayuda a guiar los esfuerzos para desarrollar tratamientos nuevos y eficaces”.

2